Cómo crear un difusor de microburbujas: ¿Un proceso para especialistas?

Rate this post

MicroburbujasEn el acuario, quizás uno de los elementos más importantes es el difusor de microburbujas. Estos, suelen ser elementos bastante caros que tienen cierta complejidad. Pero, en épocas de crisis, las mentes pensantes buscan artimañas para realizar algunas cosas de manera casera y abaratar costos. Así, son muchos los que, en momentos en los que el bolsillo aprieta y no es considerable gastar tanto dinero, han querido informar de cómo poder crear un difusor de microburbujas totalmente casero.

Para la elaboración de este aparato de tratamiento de agua, necesitarás unos cuantos elementos o materiales, entre los que cabría destacar: una botella de plástico de refresco (aunque sólo utilizaremos la boquilla), un conector para unir dos mangueras de acuario, pegamento (estilo silicona o cola), un trozo de piedra pómez (a la venta en la mayoría de mercados), y, finalmente, un chupón para poder pegar el difusor de microburbujas en el cristal de las paredes del acuario.

Teniendo estos elementos, sólo habrá que seguir instrucciones para conseguir el difusor de microburbujas económico y casero. Hay que tener claro que esto es solo para un uso convencional, en caso de requerirse un difusor para labores de acuicultura o tratamiento de aguas, se debe recurrir a especialistas en materia de saneamiento del agua, a fin de evitar inconvenientes.

Cómo construir el difusor de microburbujas

Antes de comenzar, lo primero será cortar la botella a la altura que deseemos (en torno a los 5-7 centímetros, sería la ideal) y, aparte, también, deberíamos cortar la piedra pómez y se le va dando la forma redonda que debe tener, para dejarla con el tamaño de la parte en la que no está la boquilla de la botella. Para darle la forma ideal a la piedra, lo mejor será utilizar una lija.

Luego, en la boquilla de la botella se pone el conector y en un lateral del cuello de esta, se pega el chupón para poder adherirlo a cristal de acuario.

Tras esto, se introduce la piedra en la boquilla hasta donde sea posible, sin presionar mucho, ya que este tipo de piedra se rompe con facilidad. Eso sí, si no tienes piedra pómez, no te preocupes, puedes usar otros elementos tales como corcho blanco (de ese que te puedes encontrar en cualquier caja en la que venga cualquier electrodoméstico o aparato frágil), así como filtro de cigarros, materiales que se pueden encontrar en cualquier hogar. Ahora, hay que tener mucho cuidado en el proceso, puesto que hay que pegar con silicona o cola neutra, todo al filo de la piedra y la boquilla, sellándolo para que no se escape el CO2.

Una vez pegados estos elementos, habrá que esperar a que la silicona se seque bien durante 24 horas, para poder pegar el difusor en el acuario y poder disfrutar de las microburbujas que nos ofrecerá este aparato.

Como ves, hay momentos en que haciendo uso de la mente y la originalidad es posible obtener elementos que en el mercado nos supondrían un gran gasto económico. Recuerda que este instructivo es sólo para un uso hogareño y no industrial, si lo que buscas es esto último y aplicarlo en mantenimiento de piscinas acuícolas o limpieza de aguas residuales, lo mejor es recurrir a un especialista en difusores de microburbujas y tratamiento de aguas.

,

Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes