Formas de lograr un buen pulido en superficies de granito

Rate this post

Al momento de hacer trabajos de limpieza y decoración en hogares, oficinas o fachadas, lo principal es que contemos con un buen servicio para todas esas labores, entre las que destaca por ejemplo, el pulido de granito y otros materiales como el mármol, que por lo general no son una tarea sencilla y además, se efectúan de mala manera cuando no se conocen los procesos correspondientes.

El granito suele ser un material ampliamente utilizado en diferentes sectores del hogar, y es que su belleza permite decorar a la vez que revestir ciertas superficies, entregando así tanto elegancia como funcionalidad. Por ejemplo, en las cocinas, se utiliza mucho el granito pulido para las mesas, permitiendo así tener una superficie idónea para amasar productos que contengan grasas, gracias a la conservación del frío y superficie lisa.

Ahora bien, por errores en la manipulación de los utensilios, o descuidos y desconocimiento a la hora de limpiar las mesas, la superficie de granito puede adquirir ciertas manchas o rayones que no salen con un simple encerado, por lo cual es necesario conocer cómo limpiar este material para que vuelva a tener el brillo de siempre.

Pasos para la limpieza y pulido de granito

Granito en la cocinaLo primero es la limpieza y para ello, se debe pasar un paño seco y retirar todas las impurezas de la mesa, sean polvo o pelusas; luego, con una esponja y detergente para vajilla, se repasa la superficie con movimientos en círculo, poniendo énfasis donde esta no esté tan lisa o suave.

Posteriormente, pasa una esponja con agua caliente y deja secar, al tiempo que observas si hay rayones o agujeros, para lo cual espera a que sequen y séllalos con un rellenador para granito, que puede ir emparejándose con una espátula y luego, volver a dejar secando.

Hecha la limpieza, procedemos con el pulido de granito, para el cual requeriremos de un sellador en aerosol que se rocía sobre la superficie y rellenar así, cualquier perforación o rayones que pueda haber en él. Hecho esto, pasa un paño suave con movimientos circulares y un poco de presión, asegurándote de abarcar todos los espacios, sean visibles o no, para lograr finalmente, recuperar el brillo del granito.

, ,

Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes